miércoles, 12 de diciembre de 2012

Esas tres gotas

"Por la noche acamparon en un prado cercano a la floresta. A la mañana siguiente nevó mucho y toda la comarca estaba muy fría. Perceval se levantó de madrugada, como solía, porque quería buscar y encontrar aventura y caballería; y se ancaminó al prado, helado y nevado, donde había acamapado la hueste del rey. 

Pero antes de que llegara a las tiendas volaba una bandada de ocas que la nieve había deslumbrado. Las vio y oyó cómo iban chillando a causa de un halcón que venía acosándolas con gran ímpetu, hasta que encontró a una separada de la bandada, a la que atacó y acometió de tal modo que la derribó en tierra; pero era tan de mañana, que se fue sin querer ensañarse en la presa. La oca había sido herida en el cuello, y derramó tres gotas de sangre que se esparcieron sobre lo blanco, y pareció color natural. La oca sentía mal ni dolor que la retuviera en tierra, y, antes de que él llegara, ya había reemprendido el vuelo. 

Cuando Perceval vio hollada la nieve sobre la cual había descansado la oca, y la sangre que aparecía alrededor, se apoyó en la lanza para contemplar aquella apariencia; pues la sangre y la nieve juntas le rememoran el fresco color de la faz de su amiga, y se ensimisma tanto que se olvida; porque en su rostro lo rojo estaba colocado sobre lo blanco igual que aquellas tres gotas de sangre que aparecían sobre la nieve. Y la contemplación en que estaba sumido le placía tanto porque le parecía que estaba viendo el joven color de la faz de su hermosa amiga. 

Perceval se absorbe en la contemplación de las tres gotas, en lo que empleó las primeras horas de la mañana, hasta que de las tiendas salieron escuderos que lo vieron absorto y se creyeron que dormitaba." (Chrétien de Troyes, Perceval)

Del Tratado de la Pasión de Eugenio Trías

Y aunque parezca que no viene a cuento,

Tristán e Isolda (La muerte). Rogelio de Egusquiza Barrena. 1910. Museo de BBAA de Bilbao


miércoles, 24 de octubre de 2012

lunes, 15 de octubre de 2012

Los troncos en Sognsvann






Sobre imágenes dialécticas y movimientos pendulares



"A mediados de los años treinta, mientras trabajaba en el libro sobre París y, después, en el de Baudelaire, Benjamin elabora el concepto de "imagen dialéctica". (29)

"(...)lo que es decisivo en Benjamin es que estas imágenes se definen a través de un movimiento dialéctico que es captado en el acto de su suspensión (Stillstand). (...) La imagen es dialéctica en situación de suspensión. (...)" (30)

"Como en el "danzar de fantasmata" de Domenico de Piacenza, la vida de las imágenes no consiste en la simple inmovilidad ni en la sucesiva recuperación del movimiento, sino en la pausa cargada de tensiones entre ambas." (Benjamin) (30)

"Allí donde el sentido se suspende aparece una imagen dialéctica. La imagen dialéctica es, pues, oscilación no resuelta entre un extrañamiento y un nuevo acontecimiento del sentido." (31)

"Entre la conciencia mítico-religiosa y la racional, se debe introducir, pues, "como segunda forma fundamental la que está en el centro entre libre y no libre, claro y oscuro. (...) El centro: también podemos llamar penumbra." (35)

"Entre los esbozos recuperados por Didi-Huberman en sus rebuscas en los manuscritos warburguianos, además de diversos modelos de oscilación pendular, hay un dibujo a pluma que muestra a un funámbulo que camina sobre un eje sostenido en un equilibrio pecario entre otras dos figuras. El funámbulo -designado con letra K- es quizá la cifra del artista (Künstler) que se mantiene en suspenso entre las imágenes y su contenido (en otro lugar Warburg habla de un "movimiento pendular entre la posición de las causas como imágenes o como signos"). 

Ninfas. Giorgio Agamben. 2010



martes, 24 de julio de 2012

Mountain People_Mary Schäffer

"No-one may know I went among those
hills with a broken heart
and only on the high places could
I learn that I and mine were
very close together...
they like to say "explorer" of me, 
no, only a hunter of peace"

lunes, 16 de julio de 2012

lunes, 25 de junio de 2012


"Si el hombre re-deviene un animal, sus artes, sus amores y sus juegos deberán re-devinir también puramente "natuarles". Así pues, habría que admitir que después del fin de la Historia, los hombres construirán sus edificios y sus obras de arte como los pájaros construyen sus nidos y las arañas tejen sus telas, que ejecutarán conciertos musicales de la misma forma que las ranas y las cigarras, que jugarán como juegan los animales jóvenes y se entregarán a su amor igual que lo hacen los animales adultos. Pero no se puede decir, entonces, que todo eso "hace feliz al Hombre". Habría que decir que los animales post-históricos de la especie Homo sapiens (que vivirán en la abundancia y en plena seguridad) estarán contentos en función de su comportamiento artístico, erótico y lúdico, visto que, por definición , con contentarán con él."  (Kojève) Giorgio Agamben, Lo abierto. El hombre y el animal

miércoles, 9 de mayo de 2012