sábado, 27 de agosto de 2016

La duración y el yo. Henri Bergson

"En el momento que escribo estas líneas, suena la hora de un reloj vecino; pero mi oído, distraído, no lo percibe hasta que han sonado ya varias campanadas; por lo tanto no las he contado. Y, sin embargo, me basta un esfuerzo de atención retrospectivo para hacer la suma de las cuatro campanadas que ya han sonado, y añadirles las que oigo. Si entrando en mí mismo, me pregunto entonces cuidadosamente por lo que acaba de ocurrir, me doy cuenta de que los cuatro primeros sonidos habían alcanzado mi oído e incluso conmovido mi conciencia, pero que las sensaciones producidas por cada uno de ellos, en vez de yuxtaponerse, se habían fundido unos a otros, de tal modo que dotaban al conjunto de un aspecto propio, de tal modo que hacían de él una frase musical. Para evaluar retrospectivamente el número de campanadas, he tratado de reconstruir una frase mediante el pensamiento; mi imaginación ha hecho sonar una campanada, luego dos, luego tres y cuando ha llegado al número exacto de cuatro, la sensibilidad, consultada, ha respondido que el efecto total difería cualitativamente. Había comprobado, por tanto, a su manera la sucesión de las cuatro campanadas dadas, pero de forma muy distinta a la adición y sin hacer intervenir la imagen de una yuxtaposición de términos distintos. En pocas palabras, el número de campanadas ha sido percibido como cualidad, y no como cantidad; la duración se presenta así a la conciencia inmediata y conserva esta forma mientras no ceda el puesto a una representación simbólica, sacada de la extensión." (Memoria y vida. Textos escogidos por Gilles Deleuze. Henri Bergson)

sábado, 21 de mayo de 2016

En torno a Hilma af Klint

"En relación a nuestras normas actuales, el siglo XIX está increíblemente dominado por los hombres. Excepto maestras, damas de compañía y prioras, los papeles influyentes se hayan muy limitados para las mujeres; solo a partir de 1900 empieza a haber también médicas. Lo poco, que tal vez, a nuestros ojos pueden hacer las mujeres dentro del espiritismo supone comparativamente mucho entonces. Por supuesto que los guías de las mujeres médiums son hombres, pero es frecuente que durante el trance las médiums suelten la lengua y proclamen cosas como mejeres "normales" muchas veces no pueden decir: igualdad de derechos, derecho de voto, libertad de oficio; en resumidas cuentas, emancipación." (Una conversación entre Helmut Zander e Iris Müller-Westermann sobre espiritismo, teosofía y antroposofía)





Política afectiva

“Defender la política afectiva es abogar por la política estética. El acto estético extiende la tensión creativa que caracteriza la emergencia de cada acción, prolonga la suspensión de corte, la conmoción de la interferencia y resonancia; da duración, de modo que puede traspasar el umbral de lo perceptible y ser sentido conscientemente como algo potencial.” (Brian Massumi)

http://www.inflexions.org/ 

http://senselab.ca/wp2/


"Un Atletismo Afectivo"






viernes, 15 de enero de 2016

"Oda a la inmortalidad" William Wordsworth

“Aunque el resplandor que
en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas.
Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba
Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo.
En aquella primera
simpatía que habiendo
sido una vez,
habrá de ser por siempre
en los consoladores pensamientos
que brotaron del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la
muerte.
Gracias al corazón humano,
por el cual vivimos,
gracias a sus ternuras, a sus
alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,
puede inspirarme idéas que, a menudo,
se muestran demasiado profundas
para las lágrimas.”